LO QUE DEBERÍAS SABER DE TU PIEL MIXTA

La piel mixta es la más complicada de cuidar porque presenta zonas grasas y secas al mismo tiempo. La zona grasa se hace presente en la llamada zona T que comprende el recorrido de la frente, la nariz y la barbilla. Justamente allí es donde más se notan los típicos signos de una piel grasa con espinillas, puntos negros y poros dilatados. Por su parte, la zona  seca corresponde a las mejillas, al contorno  de los ojos y el cuello. La piel en esta zona es más fina, lo que favorece su descamación. Generalmente aquí no aparecen granos y los poros están prácticamente cerrados.

Si tienes piel mixta, no debes utilizar una crema para piel grasa y otra para piel seca, sino una dedicada exclusivamente para la piel mixta. Por ser un cutis igual de complejo que los otros, necesita cuidados básicos para su  bienestar con productos específicos para esta piel.

 

CUIDADOS PARA LA PIEL MIXTA

Los cuidados del cutis son concretos. Si tienes la piel seca debes humectarla y cuando es grasa limpiarla constantemente. Pero ¿qué hacemos cuando nuestra piel es mixta?

La clave es combinar los cuidados de los dos tipos de piel, manteniendo márgenes de cuidados en las zonas grasas y secas por separadas.

Como primer paso debemos hacer de la limpieza diaria una rutina fundamental.

Te conviene elegir geles o lociones que contengan agua y no jabón. Posterior a esto, debes aplicar un tónico que refresque y suavice a la vez. Finalmente hidrata con una crema  diseñada para este tipo de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *